VIVIR COMO CORRESPONDE

familia

La vida es un regalo de Dios que debemos aceptar, agradecer, disfrutar, desarrollar, y compartir cada día, con gozo y entusiasmo.

Sin embargo, las exigencias que la sociedad actual nos impone, hacen que tengamos que mirarla y vivirla en gran medida como una competencia de alto rendimiento, en la que los resultados que podamos obtener son lo más importante.

Es muy bueno ser eficientes en los trabajos que realizamos, porque los logros alcanzados son signo de nuestro crecimiento personal, pero no podemos estar tan sometidos a ellos, que su consecución implique para nosotros y para quienes nos rodean, una tensión constante, que se convierte con rapidez en fuente de discusiones y problemas.

La vida es esfuerzo, lucha, búsqueda, anhelos de superación, pequeñas victorias cotidianas. Pero también es descanso, fiesta, alegría, esparcimiento, compartir familiar, en fin.

San Agustín, Obispo del siglo IV, nos hace pensar en todo lo que nuestra vida humana comprende y abarca, cuando escribe en una de sus célebres homilías a los cristianos de su tiempo:

“Un grupo de cristianos es un grupo de personas que rezan juntas, pero también conversan juntas. Ríen en común y se intercambian favores. Están bromeando juntas y juntas están en serio. Están algunas veces en desacuerdo, pero sin animosidad, como se está a veces con uno mismo, utilizando ese desacuerdo para reforzar siempre el acuerdo habitual. Aprenden algo unos de otros o lo enseñan unos a otros. Echan de menos, con pena a los ausentes. Acogen con alegría a los que llegan…”

Vivir tiene que ser para nosotros algo más que conseguir bienes económicos, comodidades materiales, relevancia social, títulos de poder. Tenemos que aprender a darle a cada cosa su lugar, a cada persona su importancia, a cada momento y cada circunstancia el valor que les corresponde. Sólo así, alcanzaremos nuestro objetivo y llegaremos a la meta que Dios mismo nos puso al crearnos.

Dios no se cansa de buscarnos,

es fiel al hombre que ha creado y redimido,

permanece cerca de nuestras vidas, porque nos ama.

Ésta es una certeza que nos debe acompañar todos los días”

Benedicto XVI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s