VIDA CRISTIANA

UNA LLAMADA CONSTANTE Y REPETIDA

                                                                                                                         pastoral juvenilLa vida del cristiano, discípulo de Jesús, es un continuo y constante proceso de conversión.

O mejor, ser cristiano de verdad, hacerse discípulo de Jesús, implica de una manera muy especial, vivir permanentemente en actitud de escucha y de confrontación con las enseñanzas y el ejemplo del Maestro. Sólo así podremos llegar a ser lo que tenemos que ser: imagen suya, transparencia suya, como él – Jesús – es imagen y transparencia del Padre.

Convertirse significa renovarse; cambiar de vida; hacerse una persona nueva cada día, iluminada y fortalecida por la Palabra de Dios, que nos indica a cada paso, lo que debemos hacer y lo que debemos evitar, no simplemente porque Dios así lo quiere, sino también y sobre todo, porque ello implica para nosotros la verdadera realización de nuestro ser como criaturas suyas, imagen y semejanza de sí mismo.

La conversión se realiza en el corazón y desde el corazón. Allí nace y desde allí se expande, se proyecta, a la vida entera.

Aunque la conversión es una tarea nuestra, un trabajo que debemos realizar personalmente, cada uno, necesitamos, para que sea efectiva, la gracia de Dios, que nos conduce y anima, porque, como Jesús mismo lo dijo, sin él no podemos nada y con él lo podemos todo (cf. Juan 15,5).

Pidamos a Dios, que escucha siempre nuestra oración, para que este Tiempo de Cuaresma que comenzamos a vivir en la Iglesia, como preparación a la maravillosa Fiesta de la Pascua, sea de verdad un momento especial en nuestra vida, una ocasión privilegiada que marque en nuestra historia personal un antes y un después.

 Comenzamos confiados y alegres el itinerario cuaresmal.

Resuena fuerte en nosotros la invitación a la conversión

a “volver a Dios con todo el corazón”,

acogiendo su gracia que nos hace hombres nuevos,

con aquella sorprendente novedad que esparticipación en la vida misma de Jesús.

Que ninguno de nosotros sea sordo a este llamado”.

Benedicto XVI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s