SERVIR

papa-francisco-81

El que quiera llegar a ser grande entre ustedes, sea su servidor, y el que quiera ser el primero entre ustedes, sea su esclavo; de la misma manera que el Hijo del hombre no ha  venido a ser servido sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos…               (Mateo 20, 26-28)

El mayor entre ustedes sea como el más joven y el que gobierna como el que sirve… Yo estoy en medio de ustedes como el que sirve (Lucas 22, 26.27b)

Servir es amar con amor humilde, delicado, generoso, tierno, compasivo.

Servir es amar con un amor que va más allá de las simples palabras, a las obras concretas.

Servir es ver en el otro, el rostro de Jesús que llama, que necesita, que implora.

Servir es inclinarse frente al otro para descubrir sus necesidades, materiales y espirituales, sus dolores, sus anhelos, y atenderlos con prontitud.

Servir es reconocer las debilidades del otro, sus limitaciones y flaquezas, sin escandalizarse por ellas, para fortalecerlo.

Servir es hacerse sensible a las angustias y los fracasos del otro, para ayudarle a enfrentarlos con dignidad y liberarlo de sus miedos.

Servir es orientar al otro por los caminos del amor y la reconciliación, de la fe y de la  esperanza en Jesús, de la  justicia y de la paz con todos.

Servir es trabajar incansablemente por el bienestar del otro, por su desarrollo humano y por su crecimiento espiritual. No importa que no tenga nuestra misma sangre; no importa que no crea lo que nosotros creemos; no importa que no haga las cosas a nuestra manera; no importa que parezca que no lo merece.

Servir es dar al otro, a su persona, a sus necesidades, a sus problemas, a sus deseos, siempre el primer lugar, por encima de los propios.

Servir es hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que el otro se sienta atendido, apoyado, estimulado, amado de verdad.

Servir es sentirse llamado a ser para el otro, presencia amorosa y activa de Jesús a su lado.

Servir es entregar la vida cada día, con generosidad, sin miedo, para que el otro, los otros, puedan vivir en plenitud, para que sean más, para que sean mejores, para que alcancen la felicidad que Dios Padre desea para todos.

Servir es colocarse en el último lugar, después de todos, para acompañar en él a Jesús que quiso ser siempre el último porque era el primero.

“El verdadero poder es el servicio”

                                                                                        Papa Francisco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s