SÉ COHERENTE

MANOS

Coherencia es, según definición del diccionario, “la conexión o la relación que se da entre cosas diferentes, de tal manera que no hay entre ellas ninguna contradicción”.

Si referimos este término a nuestra vida, la coherencia es la capacidad que tenemos los seres humanos, de hacer que nuestros pensamientos y nuestras acciones no se contradigan entre sí, sino que se coordinen perfectamente, es decir, que coincidan en un objetivo común.

La coherencia implica, sin duda, un esfuerzo de nuestra voluntad. Es preciso trabajar con dedicación para que nuestra conducta esté perfectamente coordinada, y el ser y el hacer, el pensamiento y la acción, coincidan  en todas y cada una de nuestras actividades diarias. Pero tenemos que saber que muchas veces, cuando lo conseguimos, esto puede traer, por diversas circunstancias, dificultades a nuestra vida.

Jesús es, sin duda, para todos nosotros, el mayor ejemplo de coherencia. Vivió siempre de acuerdo con su modo de pensar y de sentir, sin transigir con nada en lo que no estaba de acuerdo, por pequeño que fuera; siempre en perfecta sintonía con Dios, su Padre, a quien se había entregado completamente; y aún previendo todo lo que podía sucederle. Jesús fue condenado a muerte por su coherencia de vida.

En un mundo convulsionado, en el que cada uno busca egoístamente su propio beneficio, a costa de lo que sea, y los principios son negociables y negociados, los cristianos estamos llamados de una manera muy especial, a vivir coherentemente, es decir, a actuar según lo que decimos creer; a llevar nuestra vida por los caminos que nos señala Jesús en el Evangelio, rechazando todo lo que no es compatible con lo que él nos pide, y reforzando lo que si lo es.

Ser coherentes con nuestra fe cristiana y católica, implica un gran desafío; un desafío que debemos asumir, hoy más que nunca, con decisión y valentía. Hay valores supremos como la vida, la familia, la honestidad, la justicia, que no se pueden sacrificar, sólo por no discutir, o por pasar frente a los demás como alguien “tolerante”, de mentalidad abierta y avanzada. La verdadera tolerancia nunca irá en contravía de la coherencia. Todo lo contrario. Coherencia y tolerancia son dos valores humanos y cristianos que se complementan perfectamente, si sabemos entenderlos adecuadamente.

"Tengamos más coraje para testimoniar la fe en Cristo Resucitado! 
¡No debemos tener miedo de ser cristianos y de vivir como cristianos!”
(Papa Francisco)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s