ORACIÓN POR LAS MAMÁS

mama con hija

ORACIÓN POR LAS MAMÁS

Padre de amor, que quisiste hacer a las mamás, colaboradoras tuyas en la hermosa tarea de la concepción y el cuidado de la vida de los seres humanos que con tanto amor creas cada día, escucha nuestra oración.

Te pedimos, Padre, por todas las mamás del mundo, para que tomen conciencia de la bella misión que les confiaste, y sepan cumplirla cabalmente, con amor y dedicación, alegría y esperanza, siguiendo el ejemplo de María, la Madre de Jesús, tu Hijo amado.

Fortalécelas con los dones de tu amor compasivo y misericordioso, para que puedan ser para sus hijos e hijas, verdaderas maestras y guías en el camino de la vida, y superando con paciencia y vigor, sus limitaciones y dificultades, les den siempre lo mejor de sí mismas con entusiasmo y generosidad.

Llena sus corazones con tu ternura, para que puedan secar con ella las lágrimas de sus hijos. Abrázalas fuerte, para que sean capaces de llevarlos con amorosa autoridad por el camino que conduce a Ti.

De una manera especial te pedimos, por aquellas mamás que, por diversas circunstancias, viven momentos de dificultad, y se sienten temerosas y sin fuerzas para seguir adelante.

Confiamos a tus manos de Padre a las mamás víctimas de la injusticia y la violencia, que en nuestro país y en cualquier lugar del mundo, huyen de sus hogares, para salvar su vida y la vida de sus hijos, con la esperanza de poder construir para ellos un futuro de paz y prosperidad.

A las mamás adolescentes que se ven sorprendidas por su precoz maternidad.

A las mamás de hijos enfermos o discapacitados que luchan por sacarlos adelante.

A las mamás de hijos difíciles.

A las que se sienten solas,

a las que están enfermas,

a las que viven en la pobreza,

a las que tienen miedo,

a las que han sido abandonadas por sus esposos y compañeros,

a las que son ofendidas por sus hijos,

a las que nadie reconoce sus muchos sacrificios,

a las que deben enfrentar cada día multitud de problemas que nosotros, en medio de la comodidad de nuestra vida, no logramos siquiera imaginar.

Bendice, Padre a todas las madres presentes en esta Eucaristía.

Bendice a las madres vivas y difuntas de quienes estamos aquí hoy.

Y bendícenos a todos nosotros con tu amor de Padre y Madre, que nos protege de todos los peligros, nos guía por el camino de la vida, nos cuida y fortalece, perdona nuestros pecados y sana nuestras miserias. Amén.

Anuncios