LA FE CRISTIANA

LA FE QUE TIENE SENTIDO

domund

En este Año de la Fe, proclamado por Benedicto XVI y continuado con gran empeño por el Papa Francisco, es importante preguntarnos qué significa para nosotros creer, cuál es el sentido y el tamaño de nuestra fe, que papel desempeña nuestra fe cristiana católica, en nuestra vida de cada día.

Muchas personas piensan que tienen fe, simplemente porque saben que un día fueron llevadas por sus padres y padrinos para ser bautizadas; cuando alcanzaron la edad requerida hicieron la Primera Comunión; se casaron por la Iglesia; y los domingos asisten al templo para “oír” Misa. Otras consideran que la fe cristiana católica consiste en aceptar de una manera teórica, que Jesús es el Hijo de Dios, que murió en la cruz para salvarnos, y que resucitó al tercer día para nunca más morir.

Si uno de estos es tu caso, lamento decirte que la fe que dices tener es muy pequeña y muy pobre, y tiene la estatura de una semilla que apenas germinó, pero no pudo crecer y desarrollarse como era debido.

Cuando la fe se circunscribe a aceptar y repetir una serie de verdades, o a realizar determinados ritos y prácticas piadosas, al margen de la vida, no es, de ninguna manera, verdadera fe.

La fe, para ser verdadera, exige ante todo y sobre todo, establecer una relación personal con Jesús, a quien se acepta, se acoge, y se sigue como Hijo de Dios, Señor y Salvador, Maestro y Amigo, Camino, Verdad y Vida.

La verdadera fe impregna la vida entera; cada instante, cada acción, cada pensamiento, cada circunstancia, cada palabra, cada relación; porque todo se hace, todo se dice, todo se piensa, todo se vive, “con los ojos puestos en Jesús”, en quien las promesas de Dios tienen su cumplimiento.

Hermosas las palabras de Sören Kierkegaard, filósofo danés, que oraba diciendo: “Señor Jesús, tú no viniste para ser servido, ni tampoco para ser admirado, o, simplemente, adorado. Tú has deseado solamente imitadores. Por eso, despiértanos si estamos adormecidos en este engaño de querer admirarte o adorarte, en vez de seguirte y parecernos a ti”.

La misión de la Iglesia y de los cristianos

escomunicar la alegría del Evangelio a todas las criaturas

y conducir a todos al encuentro con Jesús, único Salvador del mundo”

Benedicto XVI

 

Jesús no ha muerto, ha resucitado, es el Viviente.

No es simplemente que haya vuelto a vivir,

sino que es la vida misma…

Jesús es el hoy eterno de Dios”

Papa Francisco

(Homilía de la Vigilia Pascual)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s